COLOSENSES CAPÍTULO 4 DEDÍQUENSE A LA ORACIÓN

Colosenses Capítulo 4

1 Amos, proporcionen a sus esclavos lo que es justo y equitativo, conscientes de que ustedes también tienen un Amo en el cielo.
Instrucciones adicionales
2 Dedíquense a la oración: perseveren en ella con agradecimiento
3 y, al mismo tiempo, intercedan por nosotros a fin de que Dios nos abra las puertas para proclamar la palabra, el *misterio de Cristo por el cual estoy preso.
4 Oren para que yo lo anuncie con claridad, como debo hacerlo.
5 Compórtense sabiamente con los que no creen en Cristo, aprovechando al máximo cada momento oportuno.
6 Que su conversación sea siempre amena y de buen gusto. Así sabrán cómo responder a cada uno.
Saludos finales
7 Nuestro querido hermano Tíquico, fiel servidor y colaborador en el Señor, les contará en detalle cómo me va.
8 Lo envío a ustedes precisamente para que tengan noticias de nosotros, y así cobren ánimo.
9 Va con Onésimo, querido y fiel hermano, que es uno de ustedes. Ellos los pondrán al tanto de todo lo que sucede aquí. – Colosenses Capítulo 4 –
10 Aristarco, mi compañero de cárcel, les manda saludos, como también Marcos, el primo de Bernabé. En cuanto a Marcos, ustedes ya han recibido instrucciones; si va a visitarlos, recíbanlo bien.
11 También los saluda Jesús, llamado el Justo. Éstos son los únicos judíos que colaboran conmigo en pro del reino de Dios, y me han sido de mucho consuelo.
12 Les manda saludos Epafras, que es uno de ustedes. Este *siervo de Cristo Jesús está siempre luchando en oración por ustedes, para que, plenamente convencidos, se mantengan firmes, cumpliendo en todo la voluntad de Dios.
13 A mí me consta que él se preocupa mucho por ustedes y por los que están en Laodicea y en Hierápolis.
14 Los saludan Lucas, el querido médico, y Demas.
15 Saluden a los hermanos que están en Laodicea, como también a Ninfas y a la iglesia que se reúne en su casa.
16 Una vez que se les haya leído a ustedes esta carta, que se lea también en la iglesia de Laodicea, y ustedes lean la carta dirigida a esa iglesia.
17 Díganle a Arquipo que se ocupe de la tarea que recibió en el Señor, y que la lleve a cabo.
18 Yo, Pablo, escribo este saludo de mi puño y letra. Recuerden que estoy preso. Que la gracia sea con ustedes.
– Colosenses Capítulo 4 –

COMPARTE ESTE CAPÍTULO  !!

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on twitter
Twitter
Share on print
Imprimir
Share on telegram
Telegram